Críticas de hoteles, Estambul, Niños, Planifica el viaje, Turquía

Bunkahaus Estambul

16 February, 2020

En esta ocasión (febrero 2020) nos hemos alojado en Estambul en el hotel de estilo japonés Bunkahaus. Vamos a hacer un repaso del mismo.

En primer lugar, la ubicación es excepcional.

Ana Çeşmesi Sk. No:3
Şehit Muhtar, 34435 Beyoğlu/İstanbul, Turquía

Se encuentra a escasos metros de la plaza Taksim, pero en una tranquila calle secundaria cortada al final, por lo que no hay tráfico en ese tramo. Las habitaciones dan hacia la iglesia Vosgeperan, iglesia católica armenia, por lo que las habitaciones son soleadas y con vistas. La calle contigua está llena de los controles policiales de la plaza Taksim, así que reúne una alta cota de seguridad.

El edificio está rehabilitado, con un ascensor pequeño -no cabe el carrito- que sube hasta la cuarta planta, donde se imparten clases de japonés. En la planta baja, junto a recepción, hay un restaurante japonés donde se puede comer sobre tatami.

Vista de la habitación 204.

Las habitaciones son de tamaño adecuado y tienen acceso por ascensor. Están equipadas con frigorífico y calentador de agua. El armario es muy muy estrecho, para sólo dos perchas. Tienen televisión de pantalla plana de buen tamaño. Tienen el atractivo de tener la cama sobre un tatami. Nos resultó muy divertido. Además, servía de cama montessori para la peque, sin miedo a que se cayera por un lateral. La cama es de 180 y está sobre un futón . No nos pusieron cuna, pero no nos importó porque, como ya hemos dicho, la niña durmió entre nosotros y sin riesgo a caerse. Lo peor, las ventanas, porque los paneles japoneses impedían que pudiéramos cerrar del todo las contracortinas y por la mañana nos despertó la luz. También el edredón nórdico, porque era de 180, igual que la cama, así que no llegaba para taparnos. Hay una mesa de tamaño escaso que no sirve como mesa de estudio y no hay mesitas a los lados de la cama, aunque se puede usar el tatami. Sólo había un enchufe en la habitación. Pese a los peros que aquí ponemos, el estilo japonés nos resultó muy agradable

El baño es pequeño pero correctamente limpio. Con secador. Ah! Y papel higiénico, si eso se considera amenity.

Las amenities son el gran fallo de este hotel. El primer día, pese a ser tres personas, sólo había un par de zapatillas caseras y juego de toallas para dos. El jabón del lavabo estaba metido en un bote y, en realidad, sólo era agua con jabón. En la ducha había un dispensador de jabón líquido, pero éste estaba vacío y no lo repusieron durante toda nuestra estancia.

El trato, especialmente con nuestra hija, ha sido inmejorable. Todos los días la peque recibió un pastelito para el desayuno.

Ah! no tienen desayunos.

Valoración final: no ha estado mal, pero con la gran variedad y buenos precios de Estambul, probablemente busquemos otras opciones en nuestra próxima visita

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Skip to toolbar