Alemania, Europa, Mercados navideños

Mercadillos de navidad de Mannheim con niños

8 December, 2019

Mannheim es la perfecta desconocida. Después de ser destruida durante la segunda guerra mundial, pasa desapercibida entre el resto de ciudades alemanas, mucho mejor conservadas. Sin embargo, Mannheim tiene gran belleza en su forma de vida. Siempre, a todas horas, hay gente en la calle que disfruta de lo que la ciudad ofrece. No en vano, Mannheim es la ciudad mimada por el sol (“von der Sonner verwöhnt”). Por eso recomiendo darse una vuelta a visitar sus mercadillos y aquí vamos a ver lo básico de éstos y, sobre todo, para visitarlos con niños.

Como rápida introducción a los mercados alemanes, cuando se pide cualquier bebida, se sirve en la taza de cerámica con la inscripción propia del mercadillo y esa taza cuesta entorno a 3 euros. Cuando se devuelve la taza, se recuperan los tres euros.

De forma especial, para ir con carrito, Mannheim es perfecto. Es una ciudad totalmente plana, bien asfaltada y sin desniveles que sortear. Además, hay muchos espacios peatonales donde no hay peligro en dejarles correr. Con el recorrido que describiré aquí, seguro que no los peques estarán muy cómodos.

Los mercadillos de Mannheim son de los más antiguos de Alemania y se distinguen por su estilo más fresco y juvenil. Los mercadillos son los siguientes:

  1. Am Wasserturm
  2. Auf dem Kapuzinerplanken
  3. Auf dem Paradeplatz

Mercadillo de la Torre del AguaEl mercadillo am Mannheimer Wasserturm es el más animado, donde se concentra la gente joven para tomar su vino caliente y comer algún producto típico cerca de la pirámide de navidad o donde los más pequeños se suben a tiovivo o a la noria. el tiovivo tiene más de cien años. Los productos que venden aquí son de fabricación industrial, la mayoría relacionados con la decoración navideña. Proliferan los puestos de Glühwein y de comida. A la gente le gusta ir a tomarse algo como si estuvieran tomándose tapas por España. El ambiente es encantador.

Para llegar al segundo mercadillo caminaremos por el Planken que se corresponde con la Heidelberger Strasse. Esta calle es totalmente peatonal salvo por los tranvías que pasan ocasionalmente. Está muy iluminada y llena de comercios. De hecho, es la calle más animada de Mannheim y donde acude la gente de las poblaciones cercanas para hacer sus compras. Al llegar a la tienda de Boss, gira a la izquierda para llegar al siguiente mercadillo.

Este segundo mercadillo es el mercadillo auf den Kapuzinerplanken, dedicado a los puestos artesanales y alguno más de comida y Glühwein. Al contrario que en los demás mercadillos, aquí la taza que ofrecen es una bota de color rojo o blanco con el motivo del mercadillo.

El tercer mercadillo auf dem Paradeplatz, es el gran mercadillo dedicado a los niños, probablemente como pocos en Alemania. Este mercadillo se llama “El bosque de las Hadas” (Märchenwald) y cuenta con diversos escaparates con muñecos móviles donde se cuentan los cuentos de caperucita, la reina de las nieves, cenicienta, la bella durmiente… hay un árbol que habla y cuenta las historias que ha visto, hay un pequeño tiovivo, un trenecito móvil que representa el IC alemán y un escenario donde escenifican historias de princesas y hadas. Los niños se pueden subir a un banco que les permite apoyarse directamente en el escenario e interactuar con la representación. Si visitar Mannheim con niños, este mercadillo no se lo pueden perder. Por supuesto, se puede hacer todo caminando sin riesgo de ningún tipo de vehículos. El único peligro que vi es que hay una pequeña zona de césped por la que se puede acceder a las vías por las que pasa el trenecito. Supongo que para el alemán que diseñó el parque era impensable que un niño alemán se subiera al césped, pero no conoce a mi hija…

Fuente de las hadas en Paradeplatz
El árbol parlanchín

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para los mayores, este mercadillo ofrece un lugar para sentarse al abrigo de tres paredes dentro de una cuba y un puesto donde venden Feuerzangenbowle quemándose en el interior de la propia taza, lo cual resulta bastante espectacular y mantiene mejor el calor de la bebida.

Cubas para sentarse a beber

Este mercadillo está abierto del 25 de noviembre al 28 de diciembre y los elementos están funcionando desde las 11 hasta las 21 horas.

Cómo llegar a Mannheim:

Si se llega en transporte público, en tren desde los aeropuertos de Frankfurt o Stuttgart. Una vez allí, se puede llegar con cualquiera de las líneas de tranvía con parada en “Wasserturm” o “Strohmarkt”.

Para quienes lleguen en transporte coche, hay muchos garajes cerca de la Wasserturm y, dependiendo de la hora y del día, se puede aparcar en las calles de alrededor si hubiera sitio. Aparcar en la calle es gratis a partir de las 14 horas del sábado y todo el domingo. Fuera de ese horario, suele ser tan caro como en cualquier parking. El parking mejor ubicado es “Parkhaus Wasserturm”. Aconsejo aparcar en la zona de Augustaanlage y recorrer parte de esta calle a pie, porque contiene magníficos edificios de piedra rojiza. Hay que caminar hasta la torre del agua (“Wasserturm”) donde se encuentra el primer mercadillo.

 

 

 

You Might Also Like

2 Comments

  • Reply Ariana Gonzales 3 February, 2020 at 2:49 pm

    Y nada mas bajar pude inspirar el clasico aroma de los mercados de Navidad alemanes: salchichas, patata, castanas asadas, dulces, jenjibre, sugerentes olores que me fueron llegando en diversas oleadas hasta que no pude mas y tuve que pedir un bocadillo de carne a la parrilla que estaba para chuparse los dedos. Saciada la tentacion, me pude dedicar mas calmadamente a recorrer la plaza y sus puestos de madera con terrazas de pizarra y llenos de guirnaldas y luces navidenas. Despues de tanto anos visitando los mercadillos de Navidad y no deja de sorprenderme el montaje de estos puestos tan ricamente engalanados.

    • Reply Silvia 30 June, 2020 at 11:26 am

      Yo también llevo muchos años yendo y siempre me maravillan como la primera vez.

    Leave a Reply

    Skip to toolbar