Alemania, Europa

Sankt Martin (Renania-Palatinado)

6 December, 2019

Sankt Martin es un pueblo vinatero en la Weinstrasse (calle del vino) alemana. Merece la pena venir para hacer una cata de vinos, comer, visitar el pueblo y la iglesia y llegar caminando hasta el Hammbacher Schloss. Vamos a ver todo esto.

La cata

La bodega Altes Schlösschen
La bodega Schneider Altes Schlösschen

En Sankt Martin hay multitud de bodegas donde hacer catas, si bien, nosotros escogimos Schneider Altes Schlößchen, porque tiene parking y un amplio espacio en el bar para que jueguen los niños. La cata es gratuita. Al llegar se recoge del stand en la puerta el catálogo de vinos y se coge sitio en la barra. Allí se va pidiendo que traigan las botellas del vino que se quiere probar y se puede uno servir por sí mismo e ir cambiando. Los cuencos que hay en la barra no son floreros, sino escupideros para echar el vino. Sí, estamos en una cata, no en un bar. Pero esta cata combina bastante bien con nuestra cultura de vinos, solo que sin cambiar de sitio. Nadie te va a dar prisa. Puedes probar, decidir, volver a probar, cambiar, pedir vino blanco, tinto, mosto, vino sin alcohol… Cuando acabes, se espera que, al menos, compres una botella. Teniendo en cuenta que hay botellas por cuatro euros, no resulta descabellado.

La comida

Muslo de ganso

Por supuesto, hay muchos restaurantes. Por recomendación, decidimos comer en el restaurante Dalberg, donde pudimos probar dos de los platos típicos del Pfalz: la salchicha de sangre (Burwurst) y el muslo de ganso (Gänsekeule), que solo lo hay en estas fechas cercanas a San Martín -en esta zona se matan gansos además de cerdos-.

 

Visita del pueblo

El pueblo, en la zona de las bodegas, mantiene sus construcciones tradicionales de hace más de cien años, con las vigas de madera al descubierto. Además, se nota que el pueblo ha tenido riqueza y hay balcones de piedra muy elaborados y torrecillas. Hay algunos riachuelos que recorren las calles adyacentes. No se puede dejar de visitar la iglesia. Está dedicada al obispo San Martín y, en estas fechas, le hacen un manto de productos del campo. El día grande es el día de San Martín y hace un gran feria del vino. El techo de la iglesia es un artesonado riquísimo y merece la pena visitarlo. Desde el pueblo salen varias rutas de senderismo . Si se viene a visitar la zona, recomiendo visitar antes esta página para consultar si tu visita pudiera coincidir con otras festividades.

El castillo Hammbach

El Hammbacher Schloss está ubicado en la montaña de las castañas (Kastanienberg) y, además de albergar conciertos en la época de verano, tiene una exposición permanente que conmemora la democracia en Alemania titulada “arriba, arriba, al castillo”. A partir de las 11 de la mañana organizan visitas guiadas que duran unos 45 minutos. Hay una casi cada hora. Esta visita incluye la explicación de la exposición permanente. Cuesta 9 euros para adultos y 6 para niños. Hay una tarifa reducida para grupos familiares de 20,5 euros. Una vez al mes, a las tres de la tarde, se escenifica la visita guiada. Lo mejor es consultar  las fechas.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Skip to toolbar