Estrasburgo, Europa, Francia, Mercados navideños

Mercadillos de navidad de Estrasburgo. Consejos para visitarlos con niños

20 November, 2019

Estrasburgo lleva casi quinientos años poniendo mercadillo de navidad. Este año es la 446 edición. Será por eso que lo hacen tan bien. Es el sitio idóneo para que los niños se contagien de la magia de la navidad desde antes de que empiece diciembre. Vamos a ver brevemente cómo empezó todo y luego os cuento cómo son.

Un poco de historia: Se sabe que anteriormente había un mercadillo a principios de diciembre llamado “San Nicolás”, que se corresponde con la celebración del 6 de diciembre. Esta celebración aún se conserva en Alemania y Estrasburgo ha pertenecido a lo largo de su historia varias veces a Alemania. A finales del siglo dieciséis, los protestantes de Estrasburgo, que no estaban muy satisfechos con las tradiciones católicas vinculadas a los santos, cambiaron la denominación por “Christkindelsmärik” (el “Mercado del Niño Jesús” en alsaciano). Cambió el nombre, pero no el espíritu, que en el fondo era el mismo: festejar la navidad.

Qué encontramos: Los mercadillos hoy en día están abiertos desde por la mañana, pero lo más bonito es visitarlos a partir de la caída del sol, que es cuando resplandecen con la iluminación de las tiendas y de las calles. Todo huele a canela y a buñuelos, suenan villancicos, la gente sonríe y se calienta las manos junto a algún calefactor de un puesto o con la taza de vino caliente (vin chaud) y las tiendas ofrecen preciosas decoraciones para navidad.

El precio de un vino caliente varía entre los 2,5 € y los 3,5€ en función del tamaño. Se paga también la taza, pero si después la devuelves, recibes el dinero que pagaste por ella. Es una forma de evitar que se la lleven, aunque yo siempre me acabo quedando con alguna como recordatorio. Además, cada plaza suele tener una taza distinta. El vino caliente en la taza calienta las manos, el estómago y el espíritu. Si, aun así, tu espíritu necesita más calor navideño, puedes pedir un chorrito de licor que acelerará el proceso y te recordará nuestros carajillos.

En los mercadillos también se puede pedir comida. Triunfan las salchichas, pero también hay platos más elaborados. Todo se sirve en platos de cartón de un solo uso.

El acceso a los mercadillos: No cabe menos que recordar el atentado del año 2018 en el mercadillo de navidad, lo cual ha extremado las medidas de seguridad. Los tranvías dejan de parar en las principales paradas del centro, algunos autobuses se desvían. Como norma general, los tranvías no entran en la Grand Île, por lo que tomar como referencia la parada de Republique puede ser una buena estrategia para caminar después hacia el primer mercadillo en Broglie.

La policía y la gendarmería inspeccionan a todos los que acceden a la isla o casco antiguo. Esta inspección incluye revisión de bolsos y bolsas. El ejército, que habitualmente se pasea por las calles de Estrasburgo, forma un perímetro entorno a la catedral. Es un poco engorroso cuando miran el carrito del niño, pero pensemos que eso nos evita sustos como el del año pasado.

Los niños: Lo que no recomiendo es dejar a niños pequeños fuera del carrito en los principales mercados de la ciudad, no solo por el frío, sino porque hay muchísima gente y habrá tantas distracciones que, en cualquier momento, pueden salir corriendo y perderse. Siempre me ha dado un poco de miedo también que alguien recogiendo su vino caliente no vea el carrito y tropiece y se lo eche encima a la nena, así que intento ponerme  más a un lado y no acercar el carrito al lugar donde se pide el vino o pedir por un lateral apartando el carrito hacia algún lugar con peor acceso desde la barra de la caseta.

Si puedes evitar la visita en fin de semana, aún mejor, porque los días de diario hay menos gente. En todo caso, para dejar a los niños moverse a sus anchas recomiendo los mercadillos más pequeños. Como en Estrasburgo hay hasta 12 mercadillos, seguro que encuentras buenas opciones.

Cuándo están abiertos: Están en funcionamiento desde el 23 de noviembre hasta el 30 de diciembre aunque las luces no las retiran hasta pasados unos días. Cierran el día 25 de diciembre y el día 24 de diciembre el horario es de 14 a 21.

Los mercados de navidad de Estrasburgo están abiertos a diario de 11 a 20 horas, salvo los viernes, que cierran a las 21 y los sábados a las 22.

Estrasburgo es una excepción, porque prolonga el mercadillo hasta el día 30 de diciembre, pero no debe extrañaros si visitáis otros pueblos del entorno y el mercadillo ya ha cerrado el día 24, ya que el mercadillo se pone coincidiendo con el adviento, es decir, cuatro semanas. Como no deja de ser una atracción turística, en los lugares más concurridos lo abren unos días antes y lo cierran unos días más tarde.

Si aun así has llegado tarde o te has quedado con ganas de más mercadillos, puedes desplazarte a ver el mercado de navidad de Baden Baden, que está a una hora en tren y el mercadillo cierra el día 6 de enero de 2020, o el de Metz, que cierra el 5 de enero.

En el próximo post os contaré cuáles son los doce mercadillos de navidad de Estrasburgo

 

You Might Also Like

3 Comments

  • Reply Aparcar en Estrasburgo – Viaja con nenes 20 November, 2019 at 12:31 pm

    […] Recuerda, si vienes en navidad, que algunas paradas están cerradas. Consúltalo en este post. […]

  • Reply Hairstyles 8 January, 2020 at 9:44 am

    Excellent post. I was checking constantly this blog and I am impressed! Very helpful info particularly the last part 🙂 I care for such information much. I was seeking this certain info for a very long time. Thank you and best of luck.

    • Reply Silvia 16 January, 2020 at 10:10 am

      Thank you! Very encouraging!

    Leave a Reply

    Skip to toolbar