América, Puerto Rico

Arecibo y alrededores

30 September, 2019

En Arecibo, con niños, hay dos cosas que no te puedes perder:

1.l Arecibo Lighthouse Park. Es un parque de atracciones muy modesto pero encantador para los niños. Allí podrán subir y visitar el faro, ver los expléndidos paisajes costeros, observar nadar a los peces en el acuario y, lo que más disfrutarán, jugar en la zona de agua donde hay fuentes y toboganes que acaban en una piscina.

2. El observatorio espacial. Éste exige una reserva previa que puede hacer a través de esta web. Es famoso por su enorme radiotelescopio.

En cuanto a los alrededores, tristemente, hay que excluir actividades interesantes como es visitar las Cuevas de Camuy, que quedaron muy deterioradas tras el paso del Huracán María y que aún no han abierto, o visitar la cueva del pirata, por la dificultad que tiene llegar hasta allí. Dependiendo de la edad, podrás llegar a trepar hasta cueva ventana.

Lo que no puedes perderte por nada del mundo es Gozolandia (18°21’33.5″N 66°59’08.0″W). Es una zona de cascadas a la que se llega caminando y subiendo y bajando escaleras -está todo ya muy urbanizado- y donde la gente va a pasar el día y a bañarse. Antes de llegar hay un amplio aparcamiento donde tendrás que pagar por aparcar. Si vas con bebés, lo mejor es llevarlos en un portabebés, porque es imposible llegar con carrito. Si los niños ya se las ingenian para subir y bajar escaleras, ponles los mejores zapatos antideslizantes para evitar un susto, porque el camino es resbaladizo, ya que está húmedo. El tramo caminado es bonito y la bajada hasta las primeras cascadas es enorme -al menos con un bebé en el portabebés-, pero merece la pena. El baño es muy agradable, porque el agua está fría, pero no helada. El contraste de temperatura tras el calor puertorriqueño hace descansar el cuerpo. Hay lianas desde las que saltar al agua y puedes nadar hasta la misma caída del agua.

En cuanto a playas, si lo que quieres es bañarte, te recomiendo la Poza del Obispo, junto al Lighthouse Park y la playa de Joblon. Son lugares muy familiares y que, por su disposición, no hacen fácil que el puertorriqueño se meta con los altavoces del coche a todo volumen, por lo que se puede estar tranquilamente. La de Joblon, además, tiene muchas palmas en las que cobijarse del sol. Si no te importa no bañarte y lo que quieres es caminar por la orilla, la playa de Arecibo es enorme y muy larga y la tendrás entera para ti y un par de perros paseados por sus propietarios.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Skip to toolbar